Somos seres emocionales

Todo lo que nos rodea es reconocido por nosotros, aprendido, incorporado a nuestra vida a través de los sentidos.

Esa Información Sensorial  del mundo, es procesada por el sistema Límbico o Cerebro Emocional mucho antes de ser organizada por la corteza cerebral, donde se dan los procesos mentales, cognitivos y estratégicos.

Este orden del funcionamiento, hace que los pensamientos estén muy fuertemente teñidos por nuestras emociones. Esto nos define como seres primordialmente emocionales antes que racionales

El pensamiento se crea con estos elementos básicos de lo que significa placer o dolor; de lo bueno o lo malo; de aceptación o rechazo. De esta manera,   Aprender está estrechamente ligado a la Emoción.

La conducta, que entendemos como racional y planificada, en realidad depende en gran parte de esa impronta emocional  primaria que tuvimos sobre el mundo. Por eso, el entorno socio afectivo donde nos desenvolvemos juega una parte esencial en nuestra capacidad de aprender

La puerta grande del aprendizaje se abre exclusivamente con una llave: la Emoción.

La curiosidad, el interés, la atención nacen de algo que nos sugiere una recompensa o un castigo y que por lo tanto tiene que ver con la supervivencia.

Prestamos atención a algo porque nos proporciona una recompensa positiva, (placer) y lo evitamos porque nos sugiere un dolor.

Aquello que no tiene ninguna significación para nosotros (ni placer ni dolor) no despierta nuestra atención.

Esta necesidad de significación, hace que el Aprendizaje sea algo personal y único,  estrechamente ligado a la emocionalidad y características individuales de cada uno.

“Los niños y adolescentes atienden, aprenden y memorizan más y mejor aquellas cosas que les han resultado interesantes, que les han llevado a recordar cosas personales, donde se han sentido identificados, que les ha suscitado una emoción positiva o negativa, es decir, aquellos aprendizajes obtenidos o vividos desde su propia experiencia” Fundación CADAH

 

Impactos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *